Laura Gabriela Daza Prado

“La tecnología está al alcance de nosotros y podemos tener una calidad de vida muy buena con la bomba de insulina Medtronic.  A mí me cambió la vida, yo continuo luchando por ganar medallas y campeonatos.”

Laura Gabriela es una adolescente de 15 años, estudiante de colegio de 9o grado de bachillerato.  Ella creció saludable y a los 6 años comenzó a patinar, lo que se convertiría en su gran pasión y amor.

Vea una entrevista con Laura Gabriel aquí.

Desde los 7 años, inició a experimentar los síntomas de la diabetes: sed, necesidad de orinar frecuentemente, fatiga, falta de energía, ya no era la misma niña feliz de siempre.  A partir de la visita al médico empezaron las recomendaciones para volver a la vida normal y la recomendación de parar de patinar.  El estado de ánimo de Laura bajó, pues su aspiración era ser una patinadora de alto nivel.

En 2010, durante una competencia intensa de patinaje, tuvo un accidente que cambió su vida. La tecnología que utilizaba en ese momento no tenía las mismas funciones que la bomba de insulina de Medtronic y sin darse cuenta se bajó el azúcar lo que culminó en un desmayo, el cual resultó siendo de gravedad puesto que en ese momento la velocidad era de 35 km por hora.  Luego de este episodio el doctor de entonces le dijo que no debía patinar más. Una noticia terrible para Laura.

Este diagnóstico llevó a la familia a la necesidad de consultar otro doctor, la cual les habló de la nueva bomba de insulina de Medtronic con un sensor de glucosa, con tendencias y alarmas, lo que permite anticipar mucho mejor las necesidades de insulina.  Con este nuevo dispositivo Laura solo tiene que cambiar el catéter cada 3 días, sin la necesidad de las incomodas inyecciones y al mismo tiempo entregándole tranquilidad a la familia porque la bomba suena  con una alarma si bajan demasiado los niveles de azúcar.

Pero la nueva doctora no solo habló de las ventajas de la bomba sino que le confirmó a la familia la importancia de la actividad física en la vida de una persona que vive con diabetes.  Su hermanita sigue en sus pasos y a los 7 años, ya patina y gana medallas como su modelo, su hermana mayor.

Es por eso que Laura le dice a todo los diabéticos como ella que “La tecnología está al alcance de nosotros.  Discute con tu médico y juntos pueden obtenerla por la ESP; es un proceso que vale la pena, podemos tener una calidad de vida muy buena con la bomba de insulina.  A mí me cambió la vida, yo continuo luchando por ganar medallas y campeonatos.  Agradezco a Medtronic y a mi doctora por su apoyo, por mi bomba de insulina y por el cuidado de mi salud, agradezco a mi familia por el cariño y el apoyo de todos los días”.