Más educación y un máximo provecho de las herramientas de avanzada que actualmente están disponibles para poder tener un mejor control de la diabetes: ésta es una de las conclusiones a las que llegaron las más de 100 personas que participaron, el pasado 17 y 18 de junio, en el 1° Taller de Microinfusoras de Insulina para Pacientes con Diabetes tipo 1 en Ciudad de Mexico, que se realizó con el patrocinio de Medtronic.

 

taller 1Durante el taller, del que participaron en su mayoría familiares de pacientes con diabetes tipo 1 que utilizan la bomba de insulina para su tratamiento, expusieron los doctores Carlos Antillón Ferreira, Angélica Martínez, Lissette Arguinzoniz y Fernando Ramírez, anfitrones del encuentro. También contaron su experiencia Mariana Gómez, José Luis Morales Urbina y Jocelyn Nolasco, pacientes de diabetes tipo 1 que ya se han beneficiado de la terapia con microinfusora de insulina. Nadia Montes expuso en representación de Medtronic. Además, muchos usuarios de la bomba de insulina de América Latina pudieron seguir el encuentro vía livestreaming.

La primera jornada del taller consistió en una enriquecedora sesión educativa. Se abordaron los conceptos básicos del tratamiento con bomba de insulina y las funciones de avanzada que ofrece esta terapia, así como recomendaciones sobre cómo actuar en caso de que la bomba presente una falla o haya que hacer una revisión para viajar en avión.

 

La importancia del automonitoreo, y la responsabilidad que tienen los pacientes en descartar y analizar sus propios datos y mediciones, fueron puntos destacado por el Dr. Antillón. Por su parte, la Dra. Martínez señaló la importancia de tener controlada la glucosa para evitar que haya complicaciones que deriven en otras enfermedades, resaltando el beneficio que aporta la bomba de insulina al permitir programar patrones de infusión según los diversos escenarios (si se va a viajar en avión, a realizar ejercicio, etc.).

 

El segundo día fue el turno de compartir experiencias, consejos y mejores prácticas para lograr un mejor control de la diabetes tipo 1. La mayoría de los participantes coincidió en que combinar el manejo de la bomba de insulina con disciplina, una buena alimentación y ejercicio es fundamental para mejorar considerablemente la calidad de vida. La Dra. Arguinzoniz reforzó este concepto: “Muchas veces decidimos tener una microinfusora y creemos erróneamente que el dispositivo decidirá por nosotros”. El cuidado y automonitoreo son clave.

 

Divididos en dos grupos, los padres de familia de chicos con diabetes tipo 1 y pacientes jóvenes pudieron compartir sus extaller3periencias con Lenny, para contarle cómo es vivir con diabetes.

Las historias de primera mano suelen ser, muchas veces, motivadoras. Compartir con otros las dudas, las experiencias personales, y las decisiones, puede ayudar a muchos pacientes o familiares a aprender a manejar mejor la diabetes.

El testimonio de José Luis Morales Urbina fue, en ese sentido, inspirador. Después de pasar casi 18 años después de su diagnóstico sin monitorear sus niveles de glucosa, no sólo contó a los asistentes sobre las complicaciones serias que resultaron, sino que también compartió cómo le cambió la vida empezar a controlarse y utilizar la microinfusora de insulina: “La diabetes me dio la posibilidad de convertirme en alguien y ayudar a otros”.

Sin dudas, este primer taller fue de mucho aprendizaje y una nueva prueba de que ¡juntos podemos llegar más lejos!

 

talelr 4