Original de Belo Horizonte, Brasil, Roberta Alves Silva fue diagnosticada con diabetes hiperlábil, un tipo de diabetes difícil de controlar, a los 14 años de edad. Desde entonces, probó múltiples tratamientos hasta que hace tres años, empezó la terapia con bomba de insulina.

“Hoy en día la bomba de insulina se ha vuelto parte de mi cuerpo”, cuenta Roberta; sin embargo, también opina que el contar con educación y apoyo son elementos clave para lograr un mejor control. Fue esto lo que la motivó a colaborar en la Associação Educacional em Diabetes (Colonia Diabetes Weekend,) una asociación educativa que ofrece actividades y apoyo para jóvenes viviendo con diabetes.

“Trabajar como voluntaria en la Associação Educacional em Diabetes (Colonia Diabetes Weekend) ha impactado positivamente, tanto mi vida, como la de miles de niños, adolescentes y adultos viviendo con diabetes en Brasil”, dice Roberta. “Participar en este proyecto tan extraordinario aceleró la rehabilitación de mi corazón y mi tratamiento, ya que todo el que participa recibe esperanza, apoyo y motivos para sonreír y soñar”.

Su impacto en la comunidad trabajando con la Associação Educacional em Diabetes (Colonia Diabetes Weekend), llevó a Roberta a ser seleccionada como una de las ganadora de la Invitación Bakken 2016, una iniciativa de la Fundación Medtronic que reconoce a individuos ejemplares que hacen una diferencia dentro de su comunidad a través del trabajo voluntario.

Además de Roberta, en 2016 la Invitación Bakken reconoció a 14 individuos de ocho países diferentes, que buscan lograr cambios positivos en la sociedad, a través de servicios de caridad y su compromiso con el lema “vive y dónate a ti mismo”.

Ganadora de la Invitación Bakken 2016, crea conciencia sobre la diabetes a través de la educación

Todos los homenajeados fueron reconocidos por el co-fundador de Medtronic, Earl Bakken, en la ceremonia de premiación celebrada el pasado enero en Hawaii. Bakken es el perfecto ejemplo de un paciente que dedica su “tiempo extra” a obras de caridad.

En su cuarto año consecutivo, el Premio Bakken Invitation ya ha condecorado a 47 individuos y ha invertido casi US$ 1 millón para seguir apoyando la causa del trabajo voluntario. Su meta es seguir inspirando a gente como Roberta a seguir colaborando con sus comunidades.

Los ganadores deben seleccionar a una institución que recibirá una donación de US$ 20.000 de la Fundación Medtronic. Roberta ya se comprometió a utilizarlo para la expansión de la Colonia Diabetes Weekend, para que más gente pueda participar todos los años.

“Creo que nada es imposible cuando te vuelves el autor de tu propia historia”, dice Roberta, quien aspira ser una influencia e inspiración positiva para todas las personas que viven con diabetes a su alrededor.