¡Un papá capaz ganar el Tour de Francia!

 

Aunque las causas exactas de la diabetes tipo 1 se desconocen[1], se sabe que la predisposición a la enfermedad por razones hereditarias podría ser una de ellas[2]; sin embargo, adicional a tu genética, se requiere un elemento desencadenante para que tu páncreas deje de producir insulina.

Carlos Ramírez Pareja tiene 45 años; padre de familia colombiano, apasionado por el deporte y experto en telecomunicaciones; vive con diabetes tipo 1 desde hace 27 años. Como hijo de madre que también vivió con diabetes tipo 1 durante la gran parte de su vida, Carlos estaba familiarizado con la condición desde temprana edad. A pesar de eso, cuando fue diagnosticado a los 19 años, no le prestó mucha atención al cuidado de su diabetes.

Como los recorridos de ciclo montañismo –deporte que Carlos practica desde hace varios años–, su vida con diabetes ha tenido muchos altibajos; a causa de la falta de monitoreo de los primeros años, presentó muchas hipoglicemias fuertes durante su juventud, que llegaron incluso a provocarle convulsiones.

Esos episodios extremos llevaron a Carlos a buscar mejorar el control de su diabetes, desde hace 20 años con la ayuda del ciclo montañismo y de su familia empezó un proceso de monitoreo y control que, sólo hasta hace poco menos de un año se tornó un poco más sencillo.

“En una consulta con el médico endocrinólogo de mi hija adolescente, hablando de las condiciones crónicas de la historia familiar, surgió el tema de la diabetes tipo 1 con la que vivimos mi mamá y yo. Nos recomendó con una doctora con quien primero empecé el proceso de monitoreo continuo, el conteo de carbohidratos – era impresionante cómo había vivido con diabetes más de 25 años y no sabía de esto”, explica.

Finalmente, Carlos se informó a través de redes sociales sobre la bomba de insulina y vió que era compatible con la práctica deportiva; fue así como inició una nueva ruta en su tratamiento, que definitivamente le cambió la vida.

La bomba de insulina no solo le ha traído beneficios de salud a Carlos, sino que también ha impactado su vida personal. “En lo emocional, me siento más tranquilo y más seguro, durante las actividades que hago tengo que estar mucho menos pendiente del azúcar, si va a pasar algo la bomba me avisa”, explica. “Mi vida familiar también ha mejorado muchísimo. Para mi esposa fue fantástico porque, antes de tener el monitoreo, ella no dormía bien por miedo a mis hipoglicemias; y mis hijas, han dejado atrás los días de angustia cuando papi no se sentía bien”.

Carlos y su familia han dejado de preocuparse de la falta de control ante posibles hipoglucemias durante largos trayectos en la carretera, y ahora sus hijas se concentran más en aprender cómo funciona la bomba –esa cajita que le da poderes a papá y que le permite practicar su deporte favorito– y menos en cuidar que esté bien controlado.

La combinación perfecta entre la práctica del deporte y la bomba de insulina también representó una mejora importante: “El tema cambió del cielo a la tierra. Antes, con la insulina inyectada, podía hacer sesiones de ciclo montañismo de máximo 3 horas, y como no tenía un sistema de monitoreo continuo, no sabía cómo estaba; entonces iba a ojo, pendiente de las señales que me daba el cuerpo, pero muchas veces tenía que parar y comerme algo azucarado y seguir esperando a que el nivel de azúcar volviera a nivelarse para así volver a montar bicicleta. Ahora, puedo montar bicicleta por 7 horas seguidas y voy mejor monitoreado todo el tiempo”.

Para este aficionado al ciclismo de montaña y otros deportes extremos, las ventajas del nuevo sistema MiniMed 640G hacen una diferencia muy positiva. “El hecho de que sea sumergible me permite nadar, meterme a la playa, hacer snorkel, meterla en la arena, usarla mientras hago ciclo montañismo, la puedo meter en un río, puedo someterla a calor, someterla al frío”, comenta con emoción mientras una línea curva se dibuja en su cara.

La historia de Carlos es inspiradora. Aunque admite que contar con la bomba de insulina no es lo mismo a tener un páncreas artificial, gracias a su atención a las capacitaciones y proactividad para sacar el mayor provecho de esta tecnología, ahora vive mejor controlado y menos preocupado. Su tiempo lo invierte en lo más importante para él: en su familia y en pedalear al mejor estilo del Tour de Francia.

[1] https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000305.htm

[2] http://www.diabetes.org/es/informacion-basica-de-la-diabetes/aspectos-genticos-de-la-diabetes.html

Click edit button to change this text.