PostFB3b

Mucho se habla sobre las implicaciones y cambios que deben asumir las personas que viven con diabetes en su alimentación, estilo de vida y actividades físicas. Sin embargo, las alteraciones en la vida sexual también son parte de los retos que se asumen a la hora de vivir con esta condición. Por eso, para que la diabetes no “se meta en tu cama”, es necesario que conozcas y aprendas a sobrellevar estos cambios.

Cuando las personas envejecen enfrentan problemas de salud comunes como molestias en la vejiga o cambios en la función sexual

[1]. Pero si vives con diabetes puedes presentar un inicio precoz y una marcada intensidad de estos síntomas[2]. Inicialmente las complicaciones sexuales y urológicas de la diabetes suceden por el daño que esta condición puede causar sobre los vasos sanguíneos y los nervios, puesto que para que la respuesta sexual sea adecuada, tanto en la mujer como en el hombre, las zonas genitales, así como los órganos y sistemas implicados, requieren una adecuada irrigación sanguínea.[3]  Otro factor asociado con la diabetes es el daño en los nervios autónomos, estrechamente vinculados con la respuesta sexual[4].

¿Cuáles son las principales consecuencias que puede traer la diabetes en tu vida sexual?

Si eres hombre, la disfunción eréctil (es decir, la imposibilidad de mantener una erección el tiempo necesario para lograr una relación sexual) o la eyaculación retrógrada (cuando el semen entra a la vejiga, y sale del cuerpo a través de la orina) son las complicaciones más frecuentes[5]. Si eres mujer puedes tener dificultades en la lubricación vaginal, dolor durante el sexo y por tanto dificultad para alcanzar el orgasmo. Adicionalmente, las infecciones vaginales (favorecidas por los altos niveles de glucosa) también pueden provocar molestias[6]. Sin importar tu género, puedes tener sentimientos de depresión, cansancio y ansiedad que también podrían afectar tanto la disposición como el placer en tus relaciones sexuales[7].

¿Qué puedes hacer para controlar estos síntomas?

Es importante que hables con tu médico abiertamente sobre las alteraciones que pueden afectar tu vida en pareja. Esto te ayudará a tener una orientación adecuada para tratarlos a tiempo. Así mismo, tener un control y monitoreo constante de tu diabetes puede ayudarte a sobrellevar algunas complicaciones. Por ejemplo, el ejercicio y en general las actividades físicas supervisadas por un especialista pueden mejorar la circulación sanguínea, generando un efecto positivo sobre el cuerpo. Esto, además, favorece la liberación de endorfinas y disminuye la depresión.

En cuanto a la medicación para controlar los problemas sexuales (pastillas, inyecciones, lociones, cremas y remedios caseros) es vital que antes de automedicarte, hables con tu médico sobre los efectos adversos que algunas sustancias pueden traer según tu condición.

Recuerda que es importante cuidar tu cuerpo, pero también tu mente. Considera la opción de apoyarte en un especialista en temas psicológicos, pues en ocasiones la diabetes puede afectar la autoestima y favorecer sentimientos de inseguridad y pérdida del atractivo generando miedo al rechazo y por tanto al contacto íntimo.

Finalmente, ten en cuenta que la relación en pareja y la vida íntima es un tema de dos, por lo que el cultivo de la sexualidad abierta con esa persona que quieres y el animarse a vivir la relación sensualmente es una decisión de ambos. La sexualidad plena, intensa, profunda, generalmente se logra a través de la comunicación, la confianza y el respeto mutuo de la pareja.

[1] https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/prevenir-problemas/sexuales-urologicos
[2] https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/prevenir-problemas/sexuales-urologicos
[3] https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/prevenir-problemas/sexuales-urologicos
[4] https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/prevenir-problemas/sexuales-urologicos
[5] https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/prevenir-problemas/sexuales-urologicos
[6] http://infeccionesvaginales.info/diabetes-infecciones-vaginales
[7] http://www.diabetes.org/es/vivir-con-diabetes/tratamiento-y-cuidado/mujeres/salud-sexual.html