PostTw3Si vives con diabetes sabrás lo importante que es conocer tus valores de glucosa para evitar el riesgo de desarrollar complicaciones a corto y largo plazo. De hecho, el seguimiento de la glucosa es la principal herramienta para controlar esta condición.

[1] Por supuesto, es esencial tener consciencia e identificar aquello qué hacemos para que estos niveles suban o desciendan.

Comer o merendar con más carbohidratos de lo habitual, no hacer actividad física suficiente, el estrés, algunos cambios hormonales (como la menstruación), algunas infecciones y no tomar el medicamento indicado, puede aumentar tus niveles de glucosa[2]. Por el contrario, factores como saltarse una comida o merienda, o comerlas con menos carbohidratos de los planeados, ejercitarse demasiado, consumir bebidas alcohólicas con el estómago vacío y tomar una dosis mayor del medicamento para la diabetes, podría hacer que estos niveles disminuyan[3].

¿Cómo saber si estamos manteniendo los niveles adecuados?

Aunque existe un nivel de glucosa en sangre recomendado para la población general, es solamente tu médico o especialista el encargado de definir los valores de glucosa indicados según tu caso y diagnóstico. Con las mediciones de glucosa, uno de los grandes pasos para que sepamos los valores reales en nuestro organismo es el monitoreo continuo, posible gracias a los actuales avances de sistemas tecnológicos, como la bomba de insulina. Sin embargo, a veces este control puede resultar algo confuso cuando las cifras que proporciona el sensor de glucosa del sistema de monitoreo continuo no coinciden con la glucosa sanguínea registrada en el glucómetro.

¿A cuál creerle?

Lo primero es tomarlo con serenidad. A menudo, los resultados de la glucosa pueden hacer que te sientas disgustado, confundido, frustrado, enojado o deprimido[4], y la ansiedad nunca es buena consejera. Lo segundo es recordar que el sensor mide la glucosa en el líquido intersticial, es decir, el que rodea el espacio entre las células, mientras que el medidor de glucosa en sangre (GS), como su nombre lo indica, está leyendo lo que ocurre en la sangre[5]. Generalmente la glucosa pasa primero a la sangre y luego al líquido intersticial. Esta diferencia de recorrido implica un ligero retardo de entre 5 y 15 minutos[6]. Se trata de dos mediciones distintas, que raramente coinciden de manera exacta, así que esta diferencia no debe ser motivo de preocupación[7].

¿Qué hacer cuando no coinciden o cuando la diferencia te parece grande?

Cuando los niveles de glucosa están subiendo o bajando rápidamente, también encontrarás una diferencia más pronunciada entre los valores del medidor de GS y la lectura del sensor. Esto suele ocurrir antes de las comidas y después de administrarte insulina. Es decir, es algo previsible y no debe ser motivo de alarma. Si te parece que tu glucosa está alta o baja, pero la lectura del sensor no concuerda con tus síntomas, es útil que revises tu glucosa sanguínea con el medidor de GS.

Recuerda que lo más importante no son solamente los valores individuales de glucosa sino las tendencias. Las flechas de tendencia aportan información útil para que tomes decisiones que te permitan controlar tu diabetes. Esto tendrá un impacto positivo para mejorar tu calidad de vida, especialmente porque podrás reducir complicaciones y los episodios de hipoglucemia.[8]

Como verás, no hay que angustiarse con la diferencia de valores. Es normal que exista, y más aún si has comido o te has administrado insulina antes de la lectura de los valores. Concéntrate en lo que cuenta: cuál es la tendencia de tus niveles de glucosa. Al compartir esta información con tu médico o especialista, podrán planificar tus comidas y tu actividad física. Conoce tu cuerpo y comienza a tomar el control de tu diabetes. Recuerda que tu bomba de insulina te permite tener un mejor monitoreo de tus niveles de glucosa, con menos preocupaciones, más flexibilidad  y con una mayor libertad.

¿Quieres conocer más sobre la Bomba de Insulina? Contáctanos en:  https://goo.gl/ehxFp7

 

[1] American Diabetes Association http://www.diabetes.org/es/vivir-con-diabetes/tratamiento-y-cuidado/el-control-de-la-glucosa-en-la-sangre/cmo-medir-la-glucosa-en-la.html

[2] American Diabetes Association https://professional.diabetes.org/pel/all-about-blood-glucose-spanish&utm_source=dorg&utm_medium=Online&utm_content=glucose-es&utm_campaign=pem

[3] American Diabetes Association https://professional.diabetes.org/pel/all-about-blood-glucose-spanish&utm_source=dorg&utm_medium=Online&utm_content=glucose-es&utm_campaign=pem

[4] American Diabetes Association http://www.diabetes.org/es/vivir-con-diabetes/tratamiento-y-cuidado/el-control-de-la-glucosa-en-la-sangre/cmo-medir-la-glucosa-en-la.html

[5] http://www.medtronicdiabeteslatino.com/recursos-y-ayuda/sensores-y-mcg/por-que-el-sensor-de-glucosa-no-siempre-coincide-con-la-glucosa

[6] http://www.medtronicdiabeteslatino.com/recursos-y-ayuda/sensores-y-mcg/por-que-el-sensor-de-glucosa-no-siempre-coincide-con-la-glucosa

[7] Navas de Solís http://www.elsevier.es/es-revista-avances-diabetologia-326-articulo-accuracy-new-real-time-continuous-glucose-S1134323010620133?referer=buscador

[8] Cardona, R. http://www.fundaciondiabetes.org/general/articulo/173/sistemas-de-monitorizacion-continua-de-glucosa