Miedo. Eso fue lo que Ricardo Mondragón sintió cuando se enteró que su hija Saida de un año y cuatro meses tenía una condición que él no conocía. Como padre, a los 19 años, era poco lo que él y su pareja sabían sobre las opciones de tratamiento, los cuidados y las implicaciones de la diabetes tipo 1 en la vida de su pequeña. Si bien es cierto que las madres juegan un rol fundamental como cuidadoras, Ricardo, como muchos otros padres, no logró en un principio involucrarse de la misma manera que su novia. “Me alejé mucho porque no sabía qué hacer y mi pareja no confiaba en que yo podía aprender. Ella y mi suegra se encargaban de todo”, comentó Ricardo con respecto a los primeros meses luego del diagnóstico de su hija.

1Involucrar a los papás en el cuidado y manejo de la diabetes tipo 1 de sus hijos es tarea de toda la familia. Desde entender el diagnóstico y buscar opciones de tratamiento, hasta investigar sobre grupos de apoyo a pacientes y especialistas en el tema, este proceso puede ser un gran reto constante para papás y mamás primerizos. Si te estás estrenando como padre de un pequeño con diabetes o si te gustaría involucrarte más con el manejo de esta condición, estos son los consejos que pueden ayudarte en el proceso:

Dar y ganar confianza: Delegar las funciones del cuidado de los hijos en los papás es una tarea que le cuesta a algunas madres. “Déjame equivocarme, nada malo va a pasar” era una frase que Ricardo repetía a su pareja varias veces. Ganar la confianza de la madre y dejar que el padre se encargue de tareas diarias como monitorear la glucosa, de inyectar la insulina o simplemente contar los carbohidratos, es un proceso que se debe poner en práctica como familia.
2

Más que un proveedor: No se trata de cualquier condición, cuando la diabetes llega y toca a tu familia es necesario informarte. Debes indagar más a fondo sobre un sin número de recursos, investigaciones y tratamientos que, en ocasiones, los mismos especialistas y médicos desconocen. Avances tecnológicos como la bomba de insulina, son recursos que pueden cambiar la calidad de vida de los pequeños desde temprana edad. Los padres casi siempre asumen el rol de protectores y proveedores de la familia, dejando a un lado otras funciones. Recuerda, tú también puedes proveer conocimiento a tu núcleo familiar.

Conoce más sobre el tratamiento de la bomba de insulina para bebés y niños

 Ayuda externa: Formar parte de grupos de apoyo y asociaciones de pacientes o relacionarte con otros padres de niños que viven con diabetes puede resultar de gran ayuda para compartir experiencias. “Me gusta ver más allá y buscar otras formas de ayudar a mi hija”, dice Ricardo mientras participa en el 1er Encuentro Latinoamericano de Asociaciones de Diabetes en México. Las comunidades Más Cerca de Medtronic son un ejemplo de los recursos disponibles en diferentes países de Latinoamérica.

“Que mi hija no sea sólo una princesa”: La actividad física puede ser la excusa perfecta para que los papás puedan generar vínculos con sus hijos, mientras inculcan hábitos saludables para el cuidado de la diabetes. “Mi hija quiere ser un Power Ranger y yo la animo a que no tenga miedo y sea segura de sí misma”, dice Ricardo, quien le recuerda a Saida que vivir con diabetes no debe ser un limitante para correr, saltar o hacer ejercicio, como el Parkour, un deporte que disfrutan juntos como padre e hija.

3Historias como las de Ricardo, Saida y su familia hay muchas. Es importante que el involucramiento de los padres se entienda como un proceso de aprendizaje lleno de altos y bajos, pero que al final se enfoque en buscar el bienestar y la mejor calidad de vida para los niños que viven con diabetes. Con el apoyo de papá y mamá, los mas pequeños entenderán que la diabetes no es un límite para sus más grandes sueños.