La familia es determinante para quienes vivimos con condiciones como la diabetes. Con apoyo, comprensión y compañía de nuestro grupo familiar, el camino se hace más llevadero: juntos podemos llegar más lejos. Por eso, este año el Día Mundial de la Diabetes giró en torno a los padres, madres, hermanos y todos aquellos que hacen parte de nuestra familia en el cuidado de esta condición.

Como parte de su esfuerzo de sensibilización, Medtronic Diabetes Latinoamérica invitó a la comunidad de redes sociales a compartir fotos o videos y sus historias de cómo su familia vive con la diabetes, así como a contar el impacto que los productos de la empresa han tenido en el manejo de su condición. Familias de México, Argentina, Colombia, Chile y Ecuador se animaron a participar y finalmente la inspiradora historia de la familia de Emma, una pequeña de cuatro años fue la seleccionada.

Desde México, Anny Hernández, mamá de Emma Rebeca Ruíz Hernández, contó que la niña fue diagnosticada con diabetes tipo 1 a los dos años. Ya tiene tres años viviendo con diabetes y desde hace seis meses usa la Microinfusora MiniMed® 640G de Medtronic. Quizás lo más conmovedor de esta historia es cómo toda la familia (no solo los padres: también los tíos, abuelos, primos) inmediatamente se solidarizó con Emma una vez conocido su diagnóstico.

“Mi familia siempre ha sido mi roca, se han involucrado muchísimo. Cuando supe el diagnóstico de Emma envié un mensaje a todos informándoles. Empezaron a investigar, buscaron la manera de ayudarme. Inmediatamente mi familia se puso la bandera ‘todos somos diabéticos tipo 1 y estamos listos para lo que venga’. Y así ha sido. No es que Emma se adapte a la vida de nosotros sino que nosotros nos adaptamos a la vida de ella. Incluso las fiestas las hacemos con comidas saludables, bajas en carbohidratos”, cuenta Anny.

Otro aspecto remarcable es la decisión de aprender y de investigar al máximo sobre la diabetes tipo 1. Además de comprender mejor las características de la nueva vida que iniciaron, también decidieron aprovechar al máximo las herramientas que ofrece la tecnología para hacer más llevaderos los desafíos de vivir con diabetes. En ese sentido, Anny reconoce como un acierto haber contado desde el principio con el puerto i-Port Advance™, que les permitió administrar insulina a la pequeña Emma sin tener que pincharla varias veces al día. Igualmente asegura que la microinfusora ha sido de enorme utilidad:

“Al año de diagnóstico nos ofrecieron la oportunidad de iniciar tratamiento con microinfusora. Nos costó decidirnos, pero fue algo muy positivo y nos ha funcionado muy bien. Yo creía que iba a ser un proceso muy difícil para ella, por su corta edad, pero se adaptó rápidamente. Gracias a sus alertas y alarmas es más fácil estar informados de lo que sucede en cada momento y su sistema de suspensión de infusión nos ayuda a prevenir hipoglucemias y a manejar niveles bajos, lo que era muy difícil por ser asintomática. En la escuela ha sido de gran ayuda para sus maestros pues es fácil de manejar y comprender. Por mucho, incorporar la microinfusora a nuestras vidas fue la mejor decisión que tomamos”, comenta Anny.

Y así como reconoce haberse informado y aprendido sobre la diabetes gracias a las redes sociales, de la misma forma ofrece su valiosa experiencia para otras familias que estén pasando por un proceso similar

“Lo primero”, dice Anny, “es entender que el diagnóstico no es el fin del mundo. Hay mucho por lo que luchar y salir adelante. Debemos armarnos de valor. Gracias a Dios hay muchas herramientas tecnológicas. Medtronic es una inspiración en ese sentido. También es muy importante educarse y no quedarse solo con lo que nos dicen sobre el tema. Hay que buscar más allá y obtener la mejor información, actualizada para cada uno de los miembros de la familia. La educación es la herramienta básica para salir adelante”.

Anny ofrece una recomendación final: jamás darse por vencido: “Nuestros hijos son nuestros ángeles, por ellos tenemos que luchar. Nos toca seguir apoyándolos y orientándolos de la mejor forma posible. Cualquier situación a la que nos hemos enfrentado como familia la hemos sobrellevado de la mejor manera. En esta no ha sido distinto”.

Como los Ruiz Hernández, muchas familias en Latinoamérica han entendido que todos están involucrados cuando un miembro de la familia vive con esta condición y solamente juntos podremos brindar el cuidado, el apoyo y la compresión necesaria para vivir la diabetes sin límites.

¡Gracias por inspirarnos con sus historias! #MedtronicEsFamilia