Tener un hijo es un deseo común en algunas mujeres, especialmente para aquellas que sueñan con tener una familia en donde estos pequeños sean los protagonistas. Si bien es cierto que es un anhelo que llega en diferentes épocas de la vida, ser mamá siempre representa un reto en el que te preguntas, ¿Estaré preparada? ¿Tendré complicaciones? ¿Seré capaz con mi vida profesional, laboral, de pareja… con un hijo? Y aunque muchas veces las respuestas se van encontrando en el camino, para las mujeres que viven con diabetes tipo 1, la lista de dudas generalmente es mayor. ¿Cómo puedo tener un embarazo saludable si mis niveles de glucosa no están controlados? ¿Qué ocurre con mi bebé si no logro mantenerme dentro del tiempo en rango? ¿Cómo podré cuidar de mi diabetes y de mi hijo al mismo tiempo? En este mes de las madres, aquellas que nos inspiran con su ejemplo y su amor, queremos contarte la historia de vida de mamás que lograron vencer sus miedos y tener un embarazo saludable viviendo con diabetes tipo 1, gracias a un buen control, un gran equipo médico y con ayuda de la bomba de insulina con monitoreo continuo.

“Quiero estar saludable para vivir muchos años más con mi hijo”

Cuando tener un bebé entró en los planes de Margarita, de Santiago de Chile, su vida cobró otro sentido. Como muchas otras mujeres con DT1 que sueñan con una familia, ella tenía muchas dudas y retos. “Mi miedo más grande de vivir con diabetes era no poder ser mamá. Yo me iba poniendo más vieja y acumulando más años con diabetes y no lo conseguía”. Hoy ese miedo no existe, pues su hijo Pedro, de 7 meses, es la alegría más grande de sus días y la razón que la impulsa a seguir cuidado de su condición, ahora como madre.

Para Margarita y muchas otras mamás que planifican su embarazo con diabetes tipo 1, el control de la condición es fundamental antes, durante y después del embarazo. “El miedo de que se descontrole la diabetes está siempre presente, pero con un embarazo, debes controlarte mejor pues puede generar malformaciones, complicaciones e incluso abortos espontáneos”, resalta Margarita. Según la Asociación Americana de Diabetes, algunos estudios recientes muestran un mayor riesgo de complicaciones en el embarazo y el desarrollo del feto que están directamente relacionadas con las elevaciones de A1C durante las primeras 10 semanas de embarazo.[i]

Gracias al buen control de su glucosa mucho antes de quedar embarazada, el apego a su tratamiento y con ayuda del sistema MiniMed® 670G (disponible en Chile y en Puerto Rico en el momento), Margarita pudo controlar su diabetes, incluso en los momentos más críticos. “Tuve que hospitalizarme dos semanas antes por complicaciones diferentes a la diabetes, y durante ese tiempo tuvieron que aplicarme corticoides que subieron mucho mi glucemia. La verdad es que, sin la bomba de insulina y el monitoreo continuo, no hubiera podido tener los buenos resultados que tuve en esos niveles tan críticos. Fueron 6 semanas que llegué a necesitar más insulina de la que usaba sin estar embarazada, pero mi bomba se ajustó y actuó automáticamente para facilitarme la vida”, comenta ella.

Lactancia, un desafío más allá de la diabetes

Margarita y todas las madres saben lo desafiante que pueden ser los primeros meses de lactancia. Aunque cada caso es diferente, según la OMS, la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida aporta todos los nutrientes que un bebé necesita y lo protegen contra las enfermedades comunes de la infancia.[ii] Además, cada vez hay más datos que indican que la lactancia materna puede tener beneficios a largo plazo, como reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia[iii], previniendo complicaciones como la diabetes tipo 2.

“Durante toda mi lactancia, pude controlar mi diabetes sin problemas. Mis necesidades de insulina fueron las mismas que antes de quedar embarazada” recuerda Margarita, para quien no existe diferencia entre una persona con diabetes o sin diabetes durante el proceso de alimentar a su bebé con leche materna.

“El miedo siempre va a existir”

Si decides tener un hijo o estas pensando en quedar embarazada, las dudas siempre van a existir, especialmente cuando escuchas las opiniones de los demás. Cada caso es diferente y es tu equipo médico el más indicado para guiarte en todo el proceso. “El miedo siempre va a existir, pero no puedes dejar que te detenga” dice Margarita, quien sigue controlando su diabetes con igual o mayor rigor ahora como madre de Pedro.

Si estas en terapia con múltiples inyecciones diarias o tienes problemas manteniendo tus niveles de HbA1c, habla con tu médico y pregunta por la bomba de insulina antes de planificar tu embarazo. Eso te permitirá tener un control más eficaz y sentirte más preparada y cómoda para vivir la mejor etapa de tu vida, la de madre.

¡No estás sola! Recuerda que #JuntosMásLejos. Si buscas más información o conocer otras historias de futuras madres que viven con diabetes, te invitamos a ingresar a https://www.medtronic-diabetes.com/es/planificacion-embarazo/testimonios-vida-real



[i] American Diabetes Association. 13. Management of diabetes in pregnancy: Standards of Medical Care in Diabetesd2018. Diabetes Care 2018;41(Suppl. 1):S137–S143

[ii] https://www.who.int/elena/titles/breastfeeding_childhood_obesity/es/

[iii] https://www.who.int/elena/titles/breastfeeding_childhood_obesity/es/