Hablando con tu médico - Medtronic Hypoheroes

HABLANDO CON TU
MÉDICO.

Mantener una conversación provechosa sobre la hipoglucemia con tu equipo médico

Rosie Walker (RN, BSC (Hons) y MA (Ed))

La hipoglucemia puede ser un aspecto muy emocional de la diabetes. Una hipoglucemia ocasional puede ser tolerable; se pueden sobrellevar varias si eso supone mantener la glucosa en sangre dentro del intervalo previsto. Sin embargo, sufrir muchos episodios de hipoglucemia puede ser agotador, tanto emocional como físicamente, sobre todo si el patrón de aparición no tiene sentido, parece que nada de lo que se hace funciona, alteran la vida diaria o perturban el sueño.

Hablar con un profesional sanitario sobre la hipoglucemia es (o debería ser) algo habitual en la consulta rutinaria, pero podría ser interesante centrar la atención en ella y hablar sobre cómo evitarla o gestionarla mejor. Estas son algunas ideas sobre cómo abordar el tema para expresar ideas y sentimientos de cómo te afecta la hipoglucemia y la forma de superar las dificultades que causan1:

  • Piensa de antemano sobre la conversación. ¿Qué te gustaría obtener de ella? ¿Información, ideas, pruebas? ¿Tal vez un medicamento o un régimen distinto? ¿O simplemente que el médico te entienda y reconozca el efecto de la hipoglucemia y lo mucho que te estás esforzando? Sea lo que sea, toma nota mental o por escrito, para abordarla fácilmente durante la consulta. Si estás en contacto con el médico por correo electrónico o teléfono, infórmale de que te gustaría hablar de ese tema. Quizás sea útil llevar una copia de este artículo para iniciar la conversación. Todos estos preparativos te ayudarán a mantener la calma durante la consulta, sobre todo si la
    hipoglucemia te preocupa mucho actualmente.
  • Ten la disposición para aceptar y tener en cuenta los comentarios que te pueda ofrecer el médico, ya sean en forma de explicaciones o sugerencias sobre la hipoglucemia, pero también para expresar tus propias ideas y puntos de vista. Quizás el médico, gracias a las experiencias de otros pacientes, tenga información sobre lo que ha funcionado en otros casos y quiera transmitirlo. O tal vez tenga información de nuevas investigaciones sobre la hipoglucemia en las
    que ha participado o que ha conocido en un congreso.
  • Rebate con asertividad todo intento del médico de ignorar tus preocupaciones o de “normalizar” la hipoglucemia como algo que forma parte de la diabetes. La hipoglucemia no es inevitable y se puede gestionar, y es posible que necesites ayuda para conseguirlo. Si el médico no atiende tus preocupaciones, temores o acciones, o si crees que no te escucha, tal vez te interese cambiar de médico. Si consideras que tu médico no está lo suficientemente bien informado, y los episodios de hipoglucemia son problemáticos, puedes solicitar que te deriven a otro médico o especialista en hipoglucemia2.
  • Ten claro lo que va a suceder después de la consulta. Si has planificado cambiar de alimentación, medicación, ejercicio o pruebas, o modificar el manejo de la hipoglucemia, ¿cuánto durará el plan y cuándo le comunicarás al médico los resultados? Si el médico ha acordado tomar alguna medida, ¿cómo sabrás que la has tomado? Es importante que tengas expectativas realistas sobre los próximos pasos, especialmente si aspiras a que la hipoglucemia sea una carga menor3. Si el plan de acción no está claro, atrévete a preguntar para obtener más datos y a despejar las dudas. Al fin y al cabo, ¡eres tú quien tendrá que hacer el trabajo duro y cargar con las consecuencias!