Recién diagnosticados

Formas de controlar los niveles de glucosa en la sangre

Para mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de los rangos deseados y para reducir el riesgo de complicaciones, es necesario aportar al cuerpo las dosis precisas de insulina. Entre los distintos tratamientos se encuentran los siguientes:
  • Tratamiento convencional: hasta tres inyecciones al día de una mezcla de insulina de acción rápida y acción prolongada.
  • Múltiples dosis de insulina (MDI): inyectar tres o más veces al día insulina rápida y una o dos veces al día insulina de acción prolongada.
  • Bomba de insulina (infusión subcutánea continua de insulina): sustituye a las inyecciones frecuentes por el suministro subcutáneo continuo de insulina de acción rápida durante las 24 horas del día. Una tasa de insulina programada en la bomba imita la producción de insulina basal del páncreas en las personas que no tienen diabetes y se puede ajustar mejor a las necesidades del cuerpo. La insulina de acción rápida también se absorbe rápidamente para ayudar a minimizar variaciones en los niveles de glucosa en la sangre en respuesta al consumo de carbohidratos, o si es necesario, para bajar valores de glucosa altos.

Un menor valor de HbA1c puede contribuir a reducir las complicaciones

La HbA1c (hemoglobina glicosilada): una importante herramienta para medir la eficacia del control de la diabetes usando los niveles medios de glucosa de los dos o tres meses previos para evaluar el nivel de control de la diabetes.

El estudio DCCT (Diabetes Control and Complications Trial, ensayo sobre el control y las complicaciones de la diabetes), confirma que reducir la HbA1c en solo un 1% puede reducir el riesgo de desarrollar complicaciones microvasculares hasta en un 40%.* La HbA1c se debe supervisar tres o cuatro veces al año con el objetivo de mantenerla por debajo del 7% (53 mmol/mol), o en el nivel establecido por su médico.*

 
Los valores de glucosa normales oscilan entre 70 y 140 mg/dL. Quizá quiera intentar conseguir esos objetivos en su vida cotidiana mediante el automonitoreo de los niveles de glucosa con un medidor de glucosa personal.*
 

La hipoglucemia se produce cuando hay un nivel bajo de glucosa en sangre, normalmente por debajo de 65 mg/dL, pero puede variar según la persona. Cuando se notan los signos y síntomas, la hipoglucemia puede ser leve y se puede actuar comiendo o bebiendo algo que contenga carbohidratos. De igual manera, puede ser grave cuando ésta requiere asistencia y puede necesitar tratamiento hospitalario.

La hiperglucemia se produce cuando hay un nivel alto de glucosa en sangre, normalmente más alto de 200 mg/dL, pero puede variar según la persona. Los niveles de glucosa más alto de 270 mg/dL tienen que ser tratados rápidamente para evitar complicaciones graves.

Puede resultar difícil alcanzar y mantener el objetivo de la HbA1c minimizando al mismo tiempo el riesgo de hipoglucemia. El tratamiento con bomba de insulina permite ajustar las necesidades de insulina a las necesidades del cuerpo en cada momento.

De esta manera, como persona recientemente diagnosticada con diabetes tipo 1, ¿cómo puede mantener sus niveles de glucosa en sangre bajo control y continuar al mismo tiempo con su forma de vida?

*Las referencias se guardan en un archivo disponible previa solicitud; pida copias a su representante de Medtronic.

Continuar >