Recién diagnosticados

Recepción del diagnóstico de diabetes tipo 1

Cuando les diagnostican diabetes tipo 1 por primera vez, muchas personas se preguntan cómo afectará a sus vidas en el presente y en el futuro. Una parte importante para el  control de la glucemia incluye el conocer la diabetes y las repercursiones en los niveles de glucosa de las actividades como comer, hacer ejercicio,  dias de enfermedad y la vida cotidiana. 

Después de comer, los alimentos se descomponen para formar la glucosa, necesaria para aportar al cuerpo la energía imprescindible para las actividades cotidianas. El cuerpo necesita también insulina para trasladar la glucosa del torrente sanguíneo a las células y, normalmente, es el páncreas el encargado de producirla.

Cuando el páncreas no produce insulina, la glucosa permanece en el torrente sanguíneo, las células se quedan sin energía y los niveles de glucosa se alteran. El nivel alto de glucosa en la sangre provoca los signos y síntomas más agudos de la diabetes. Para tratar la diabetes es importante tener en cuenta muchos factores, como el monitoreo de la glucosa en sangre, la ingesta de carbohidratos, las actividades físicas y las necesidades de insulina para garantizar un buen control de la glucosa en sangre y reducir el riesgo de complicaciones.

Si se conocen las necesidades del cuerpo y se aprende a mantener la glucosa en sangre dentro de los niveles recomendados, se puede controlar eficazmente la diabetes.

Después de ser diagnosticados con diabetes tipo 1, muchas personas siguen llevando una vida feliz y saludable, realizando actividades normales. Al saber cómo controlar los niveles de glucosa en sangre se puede seguir disfrutando plenamente de actividades como comer fuera, levantarse más tarde los fines de semana, practicar deportes, irse de vacaciones o viajar al extranjero.

Dominika

Cuando me diagnosticaron, me costaba mucho motivarme para controlar los niveles de glucosa y no me tomaba la diabetes en serio.

Continuar >